Mediterránean Blues

📈🔊📉

[copyrigth●Raúl Racedo]

Dos Tigres y una Pantera

Cuando Tomás se colocó los auriculares, la voz de Stephen Stills le trajo de regreso el recuerdo de Franco y Patty.

¡Así que el niño estuvo de joda! , bromeó Franco la noche anterior, cuando se detuvo para que Tomás pudiese subir a la camioneta.

Se hace lo que se puede -devolvió.

Patty llevaba puesta una pollera muy liviana. El negro de su pelo, contrastaba con el verde agua de pollera y blusa.

Tengo ganas de ir al baño – se quejó frente a la estación de servicio. Al escucharla, Franco detuvo la camioneta.

Me hago pis – insistió ella.

Tomás calculó la distancia hasta la estación de servicio.

Cruzá la avenida. Entras a la estación. En la puerta que está a la izquierda de los surtidores, tenés el baño – indicó.

Una semanas antes, Patty le había advertido.

– Tomás, en dos semanas viajo a Buenos Aires; acordáte que te avisé.

Él levantó la sabana sonriendo. Le gustaba meter la nariz entre las piernas de ella, inhalar el aroma; acariciarla, lamerla . Al rato le dijo que no había problema, que podía hacer lo que quisiera.

Y… el placer ante todo- añadió Franco después de que Patty caminara rápidamente rumbo al baño.

La noche era clara. En el playón de la estación de servicio los automóviles iban y venían.

El placer ante todo-dijo tambien Tomás. Estaba cansado, con ganas de dormir veinticuatro horas seguidas.

Cuando el Peugeot se detuvo detrás de la camioneta, Franco encendió un cigarrillo.

Tomás socio del placer –
añadió. Buscaba bronca . De eso se trataba

Dos segundos antes de que Patty volviera,al ver que ella no subía, Franco bajó de la camioneta.

Vení Tomás. Dale, bajá – pidió ella.

Como Tomás le dio el gusto, Franco se acercó a Patty con intención de tomarla de la cintura.

¡ No !-dijo ella.

Tuvo ganas de preguntarle porqué no quería, pero al darse cuenta que bajaban los dos del peugeot, optó por buscar algo de diversión.

¡Linda noche!- lanzó.

Linda… -coincidió el alto.

Franco tiró el cigarrillo. Pensó en charlar un rato con ellos, pero al acercarse, el bajo camino hasta donde estaba Franco y le pegó un puñetazo en la nariz.

¿Qué te pasa hijo de puta?-bramó.

Franco quiso contestar, pero un fuerte dolor entre los ojos lo obligó a arrodillarse.

💹

Deja una respuesta

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s